Alpes 

Actividades reseñadas: Pelvoux - Barre des Ecrins

Monte Pelvoux 3943m. (Ecrins - Primeros de junio 2017)

 Pasamos la recepción del camping municipal hacia el núcleo urbano de Ailefroide. Encontramos una carretera hacia la izquierda que nos lleva al parking donde dejamos el coche. Durante todo ese tramo veremos a nuestra izquierda la parte principal del inmenso camping, donde se puede pernoctar por pocos euros, estando prohibida (y perseguida) la acampada libre.

 En el pequeño aparcamiento ya vemos indicadores que nos marcan Refugio Pelvoux. En dos horas y media de aproximación y 1250 metros de desnivel llegamos al refugio, a 2704 metros. En la foto se aprecia el barranco que hay que cruzar más arriba. Madrugamos y a las 4:30 echamos a andar por detrás del refugio y trepamos por unas rocas para a continuación seguir un sendero con hitos hasta llegar a la parte alta del barranco de Clot de l´Homme, que se cruza. En las pendientes de nieve que suben hacia el glaciar de Sialouze encontramos un resalte en roca (II), al que accedemos tras superar la rimaya. Una vez en el glaciar Sialouze (en esta fecha y condiciones no presentaba grietas) nos dirigimos hacia el corredor Coolidge, que está orientado al SO y mantiene la sombra hasta mediodía.

 No presenta ninguna dificultad especial, algún tramo a 40º, y arriba del todo un pequeño resalte en mixto fácil, II. Una vez en el Plateau glaciar del Pelvoux, vemos a la izquierda la Punta Puisseux, a donde vamos, y a la derecha la Punta Durand, algo más baja y un acceso más complicado por lo que no recibe tantas visitas. Llegamos a cima a las 8:00h, 3:30 horas desde el refugio, con unas condiciones de nieve perfectas. El descenso lo hacemos por la misma ruta, esquivando el mixto del final del corredor un poco por la derecha según bajamos, donde aún se mantiene nieve.

Fotos en Flickr       Track en wikiloc

 

Barre des Ecrins 4102m.  (Primeros de junio 2017)

 Subimos en coche de Ailefroide hasta Pré de Madame Carlé, a 1875 metros, donde está el chalet-refugio de Cezanne. En temporada alta cobran algo por aparcar el coche, pero en estas fechas no tuvimos que pagar. Junto al chalet ya vemos los indicadores al refugio del glaciar Blanc, y al de la Barre des Ecrins, llamado refugio de Ecrins.

 En unas dos horas llegamos al primer refugio, paradita para admirar los seracs del glaciar Blanc, y para arriba, que aún faltan casi otras dos horas para llegar al de Ecrins a 3170 metros.

 Poco más arriba del refugio accedemos al glaciar y ya sin dejar la nieve llegaremos al refugio de la Barre. Este se encuentra en un alto rocoso. En estas fechas el glaciar estaba bien, pero no hay que descartar el uso de cuerda por si alguna grieta nos la juega en caso de peores condiciones.

 Desde el refugio nos fijamos en la Barre y vemos que la huella va por la derecha, subiendo bastante tiempo bajo los seracs, así que decidimos subir por el centro, entre las dos barreras de serac inferiores, que a pesar de ser un poco más inclinado está menos expuesto a la caída de seracs.

 A las 3:00 nos despiertan (en realidad no hemos pegado ojo, ronquidos salvajes, manía de amontonarnos a todos en una habitación habiendo libres), desayunamos algo y salimos. Bajamos al glaciar ya con los crampones puestos, ha habido buen rehielo. Sólo queda seguir la huella que nos lleva a la base de la Barre, y un poco antes de comenzar a subir la abandonamos para ascender por el centro, hasta que más arriba volvemos a unirnos a la "autopista" por donde asciende la mayoría.

 No llegamos hasta la brecha Lory, ruta normal para subir a la Barre, ya que vemos factible y con huella una pala que sube directamente hacia la cresta. Cruzamos la rimaya por puente de nieve y ascendemos por buena nieve y hielo hasta una pequeña brecha en la cresta. Hasta este lugar han sido unas tres horas. A cima será una hora más.

 Una vez en la cresta seguimos por ella, metiendo algún seguro de vez en cuando, y disfrutando del entorno, impresionante mirar hacia la vertiente sur de la Barre cuando progresas por la arista.

 Una vez en la cima pedimos a unos franceses que nos saquen la foto de rigor, y comenzamos la bajada. Los franceses bajan por donde hemos subido. Hacen un rapel desde la cresta y luego destrepan hasta el puente de nieve que pasa la rimaya. Nosotros avanzamos un poco más y encontramos un par de rápeles de 30 metros que nos devuelven al suelo rápidamente. Desde ese punto se ve tan cerca el Dome de Neige des Ecrins, que aprovechamos para ascenderlo y así apuntarnos otro 4000, concretamente un 4015. Por 40 minutos entre ir, fotos y volver... merece.

 Fotos en Flickr

 

www.todoescalada.net