Corredor Swan y cara norte de Monte Perdido en el día

 

 Salimos del pueblo de Gavarnie hacia el conocido circo del mismo nombre. Al poco de dejar el pueblo encontramos un camino a mano izquierda con un cartel que nos indica que por ahí se sube al refugio de Espuguettes y también a la cabaña de Pailla. Cualquiera de las opciones de pernocta es buena para atacar el Swan.

 El plan previsto es dormir en Pailla y al día siguiente encadenar Swan y norte de Monte Perdido en el día. Para ello hemos reducido al máximo el peso de las mochilas, y por supuesto llevaremos esquís para ganar tiempo en las aproximaciones y sobre todo a la vuelta. Es un peso extra, pero sin ellos vemos difícil terminar la actividad dentro de un horario razonable.

 

 

Descansando en la cabaña de Pailla

 Suena el despertador a las 2 de la madrugada, y sin pensarlo salimos de los sacos. Entre desayunar, prepararnos y calzar los esquís, echamos a andar a las 3 de la madrugada (foto de la izquierda). Es increíble como se ha ido la primera hora de la jornada.  La nieve ha endurecido a la noche, se ve que ha habido algo de rehielo, y avanzamos a gusto hasta que la inclinación del cono del corredor nos obliga a poner crampones y portear los esquís en la mochila. En el primer largo (foto de la derecha) de corredor los esquís molestan un poco al chocar contra la pared en algunos puntos, pero poca cosa, y casi sin darnos cuenta llegamos a la cueva, 40 metros, reunión, lo que nos ha  obligado a hacer un ensamble de 10 metros al llevar cuerdas de 30.

  

 De la cueva salimos por nieve con cierta inclinación (foto de la izquierda) y hacemos otro largo de 30 metros, montamos reunión con una estaca y hacemos otro largo con un pequeño resalte más vertical que la media del corredor, y luego una pendiente moderada hasta el final que ya hacemos sin asegurar.

  

 Del collado entre los Astazus (foto de la izquierda) descendemos hacia el sur una pala de nieve e iniciamos el flanqueo hacia el inicio del primer corredor de la norte de Monte Perdido que ya lo hemos visto desde el collado (foto de la derecha). Con esquís nos lleva unos 20 minutos, pero andando y con nieve blanda, podría ser eterno. Una alternativa a los esquís podrían ser raquetas de nieve, que ya vimos huellas.

  

 Volvemos a quitar esquís, los cargamos en la chepa, y para arriba, no sin antes fotografiar el serac. Una cordada entra al corredor, bajo el serac (foto de la izquierda) y yo mismo llegando a la parte superior de dicho corredor (foto de la derecha).

  

 Una vez superado este primer corredor iniciamos una larga travesía, exenta de dificultad, para cruzar el glaciar y comenzamos a subir en busca del segundo corredor de la  pared. En la foto de la izquierda se aprecian dos cordadas que han terminado de atravesar el glaciar y comienzan la pendiente. La pared va cogiendo inclinación hasta entrar en el corredor (foto de la derecha).

  

  Cuando llevamos unos 40 metros de corredor aparece un pequeño resalte helado protegido con un clavo (foto de la derecha). Montamos reunión en un tornillo de hielo y lo superamos. Sólo queda seguir el corredor para salir a la arista cimera. Con tendencia a la izquierda no hay más dificultades, rectos hay otro resalte helado.

 

  Una vez fuera de la pared, sólo queda subir andando sin ninguna dificultad hasta la cima. El descenso lo hacemos por la archiconocida y punto negro pirenaico, escupidera de Monte Perdido.

  

  En el lago helado a los pies del Cilindro ganamos el cuello del mismo nombre en una corta pero pendiente subida (foto de la izquierda). Del cuello bajamos esquiando con la mole rocosa del Cilindro a nuestras espaldas (foto de la derecha).

  

  Tras una corta bajada flanqueamos a buscar el glaciar de Monte  Perdido (foto de la izquierda), y buscamos la chimenea que nos depositará en la base de la pared (foto de la derecha). Esta chimenea con menos nieve puede ser necesario rapelarla, para lo cual hay anclajes fijos, pero esta vez había nieve suficiente para que no hiciese falta rapelar.

  

  Una vez abajo, un corto descenso con esquís y poner focas para atravesar (foto de la izquierda) hasta la brecha de Tucarroya donde se encuentra el refugio del mismo nombre (foto de la derecha).

  

  Casi podemos llegar foqueando hasta el mismo refugio de Tucarroya. En el refugio unos donostiarras que venían del Swan.

 Recorrido visto desde el refugio de Tucarroya. En azul por donde hemos venido del couloir Swan, en rojo el ascenso de la cara norte de Monte Perdido, y en verde el descenso por el cuello del Cilindro.

  Del refugio de Tucarroya bajaremos esquiando una y con crampones otro, por el corredor norte, que estaba bastante helado. Antes de llegar al final de la pendiente nos desviamos a un pequeño collado a la izquierda mirando hacia abajo (se ve el collado en la foto de la derecha).

  

  Seguimos flanqueando desde el collado y bajando hasta encontrar la subida a la Hourquette de Pailla, que ganaremos poniendo focas de nuevo y haciendo unas buenas zetas. Excepto dos repechos el resto es muy tendido (foto de la izquierda) hasta llegar a la Hourquette (foto de la derecha).

  

  De la Hourquete de Pailla sólo queda bajar por donde mejor veamos, hasta la cabaña de Pailla. En la foto un momento de la bajada, con el inicio del embudo del Swan detrás.

  Material utilizado: piolets y crampones técnicos, casco, tres tornillos de hielo, cuatro fisureros, dos friends, algunos lazos, dos anclas y una estaca y dos cordinos de 30 m. x 7,8 mm. homologados como cuerda doble (1/2).

  Horarios con paradas: Cabaña de Pailla (1.766 m.) 03:05 /  Entrada al Swan (2.400 m.) 04:09 / Final del Swan (2.920 m.) 06:35 /  En el inicio de la norte (2.600 m.) 07:15 /  Cima Perdido (3.355 m.) 11:05 /  Cuello del Cilindro (3.075 m.) 12:20 /  Refugio de Tucarroya (2.660 m.) 13:45 /  Cabaña de Pailla (1.766 m.) 16:30 /  Gavarnie parking (1.370 m.) 19:15

  Recorrido realizado:

  Fotos de la actividad en Flickr

  Track de la actividad

 

www.todoescalada.net